Transatlantic – Kaleidoscope (Crítica)

Transatlantic – Kaleidoscope (Crítica)

Un lanzamiento del supergrupo del prog Transatlantic es siempre motivo de excitación, alegría, jolgorio y una larga ristra de adjetivos en la misma línea propia de una sobredosis de café. Stolt, Morse, Trewavas y Portnoy han hecho las delicias de los progmaníacos durante más de una década, y con sus escasas 3 obras de estudio hasta la fecha, ha habido poca decepción entre sus adeptos.

A pesar de nuestra estrecha relación de amistad con Mike Portnoy surgida de nuestra entrevista al polémico batería, lo cierto es que cada trabajo que realiza es digno de nuestra escucha y a menudo admiración.

kaleidoscope

Kaleidoscope es su cuarto álbum de estudio, y el tema que nos anticipaba su aparición, “Shine”, provocaba miedo y temor por lo que podía ser su peor álbum hasta la fecha, con un tono muy Neal Morse, más acústico y en una línea un tanto más de música de iglesia que sus obras anteriores (con un gran solo de Stolt, eso si!).

Este nuevo álbum se compone de cinco cortes de distintas duraciones, más en el estilo de los dos primeros discos, con dos canciones que rondan la media hora de duración, y tres temas de corta duración. Desgranaremos aquí estos temas brevemente.

Into The Blue: El tema épico con el que suelen abrir sus obras, y que no decepciona. El sonido es impecable, 25 minutos de auténtico sonido Transatlantic, no se puede definir de otra forma. Sigue siendo esa mezcla de los músicos que componen la banda. Si algo me resulta distinto, es un sonido más setentero y un tanto más acúsico en algunas partes. Una de las grandes novedades es la inclusión de la voz de Pain Of Salvation, Daniel Glidenlow, que interviene hacia la mitad del tema, engrandeciendo con su magnífico tono vocal un tema ya de por sí consistente. Desde luego, como poco estamos ante un muy, muy buen tema.

Shine: Como ya dije, el tono “pastoril” de la canción me deja un tanto frío. Con temas como “We All Need Some Light” o “Bridge Across Forever” me encantaron en su momento, me parecen muy honestos. “Shine” es más tranquilote y tiene otro cáriz, quizá es lo que no acaba de captar mi sensibilidad. La mejor parte del tema es cuando Roine Stolt se luce con un solo perfecto que engarza el tema y le da todo el sentido.

Cumba yaaa Señoooor!

Cumba yaaa Señoooor!

Black As The Sky: El comienzo del tema me recuerda a algunas bandas clásicas de progresivo, para adentrarse con un sonido de teclado muy Transatlantic y enlazar con la voz de Stolt (aunque por muchos, pero a mí me resulta interesante). Es un tema sencillo dentro de la complejidad del grupo, alegre y con un ritmo ágil y desenfadado. La música entra con facilidad y capta enseguida al oyente. Sus 6 minutos de duración hacen del tema un pequeño dulce fácil de digerir.

Beyond The Sun: Apenas 4 minutos y medio de duración de un tema lento con la voz de Morse en un intento de arrebatar un sentimiento trágico y épico, muy sentido. No es un mal tema, pero me recuerda a tantos otros temas de Morse, apenas acompañado con unos arreglos de piano y una atmósfera que ofrece todo el protagonismo a la voz. Interesante tema, puede ser degustado con facilidad si estás en el momento adecuado. Quizá no el mejor tema para cortar el ritmo ofrecido por el tema anterior, pero quizá la intención era usarlo como introducción al siguiente tema que dará conclusión a la obra antes de adentrarse en el disco de versiones.

Kaleidoscope: El tema que da nombre al disco vuelve a la larga duración con casi 32 minutos. Sigue con la onda “groovy” y setentera que ya inició el primer corte del álbum, con unos riffs muy buenos y los cuatro músicos al servicio de la composición. Tras 8 minutos de introducción meramente musical, Neal Morse vuelve a tomar las riendas vocales en un clásico sonido Transatlantic, con cambios de ritmo que intercalan la voz de Stolt. ¿Qué puedo decir? Esto es Transatlantic 100%. Tal vez sea impresión mía, pero tengo la sensación de que suena mucho más setentero que otros álbumes, quizá sea influencia de Roine Stolt.

Es como un paseo que cuatro experimentados músicos se permiten el lujo de dar a través de jardines más que conocidos pero no por ello con menos belleza: sigue siendo SU sonido, pero lo hacen genial y es un placer adentrarse en el álbum y paladearlo.

Y no os perdáis el bonus disc, que contiene nada más y nada menos que versiones como las de Yes (“And You And I”) o King Crimson (“Indiscipline”), que ya han puesto al sector prog en niveles máximos de excitación.

Temas:

1. Into The Blue (25:13)
2. Shine (7:28)
3. Black As the Sky (6:45)
4. Beyond The Sun (4:31)
5. Kaleidoscope (31:53)

CD2 (Bonus CD on special edition):

1. And You And I (Yes cover) (10:45)
2. Can’t Get It Out Of My Head (ELO cover) (4:46)
3. Conquistador (Procol Harum cover) (4:13)
4. Goodbye Yellow Brick Road (Elton John) (3:20)
5. Tin Soldier (Small Faces cover) (3:22)
6. Sylvia (Focus cover) (3:49)
7. Indiscipline (King Crimson cover) (4:45)
8. Nights In White Satin (The Moody Blues cover) (6:13)


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home3/lestat25/public_html/diasderock.com/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273