Mi madre y el rock

Mi madre y el rock

INTRODUCCIÓN DE DANIEL

Soy Daniel, he querido hacer una breve introducción a lo que mi propia madre escribe a continuación, describiendo en sus palabras cómo fue la experiencia de conocer al grupo danés Royal Hunt. Lo cierto es que yo no sabía cómo reaccionaría ella, en un principio iba a ser una sorpresa, pero claro, organizarlo todo siendo la primera entrevista que hacíamos y además engañarla para que no sospechase que íbamos a estrechar la mano de uno de sus ídolos… era mucha carambola.

Así que finalmente le revelamos que habíamos pactado la entrevista con el grupo, y lo cierto es que no pareció muy nerviosa. Me hubiera gustado que ahondase en cómo lo encajó y si le costó más o menos hacerse a la idea… siendo ésta una experiencia cuando menos curiosa. Pensad que mi madre no habla inglés, como ella misma indica más abajo. ¿Os imagináis ir a conocer a uno de vuestros más respetados músicos y no poder decirle una palabra? No sé bien si eso alivia o bien pone aún más nervioso.

Pero parece que más bien fue relajante, porque el día de la entrevista yo me encontraba un tanto estresado, no quería que ella se sintiera mal o desplazada, pero lejos de ser así, me hizo las cosas sencillas y pude “olvidarme” de ella y concentrarme en la experiencia.

Al final, una excepcional experiencia que me recuerda lo que sé pero a menudo olvido: nada es imposible, y a menudo lo aparentemente imposible es lo más fácil de alcanzar.

Gracias a mi madre y a mi hermano por acompañarme siempre en mis aventurillas, espero que sea tan grato para ellos como lo es para mí. La vida se compone de experiencias y la intensidad de éstas, así que espero que no dejemos de tener ganas de seguir viviendo cosas distintas y excitantes!!

Os dejo con las palabras de mi madre, os dejo con Lola.

CARTA DE UNA MADRE A LA COMUNIDAD DEL ROCK

Hola,

Soy la madre de Daniel y de Alex. Si me veis, soy una madre “al uso”: bajita, campechana,
hacendosa, pesada, et.,etc. Pero las madres tenemos cartas escondidas que a veces podemos
jugar. Yo no sabía dónde había puesto mis cartas, de tan escondidas que las tenía, y mira tú
que la vida me hizo toparme con ellas de bruces. Una de esas cartas es que me gusta la música
rock, hard rock o hard melódica (o como se llame eso, que aún soy novata y me lio)…Total, me
vuelve loca la música de Royal Hunt, Ten, Journey, Apocalyptica, y un montón más que ya no
me acuerdo, así de pronto. Tened en cuenta que empecé escuchando Manowar, no digo más.

Total que, en esta etapa de mi vida, va y resulta que puedo aparcar las tareas domésticas para
irme con mis hijos de conciertos. Y resulta también que Daniel entrevista a los míticos de cada
grupo que da conciertos por España… ¡y los primeros iban a ser D.C. Cooper y André Andersen,
mis favoritos! Pues nada, que no sé cómo pero acabé apuntada al carro para presenciar la
entrevista.

Antes que nada, que sepáis que si Royal Hunt y D.C. vuelven a estar juntos es porque yo lo
quería, ¿eh?. Llevaba años diciendo que esos dos (el grupo y el vocalista) sonaban de p.m juntos;
mejor que separados, dónde va a parar. Total, que de tanto desearlo se acabaron juntando.

Después de esa señal divina, yo no podía perderme la oportunidad de conocerles en persona.
Y, como Daniel me invitó a acompañarles, allá que me fui. Os cuento cómo viví esa experiencia,
desde el punto de vista de una madre. Si no os gusta, os perderéis mi encuentro con Gary
Hughes, vosotros veréis.

D.C. Cooper, André y un autobús

Un primaveral mediodía de Abril, nos presentamos en la Sala Salamandra (la I), donde Daniel
tenía concertada la entrevista. Cuando llegamos, nos dijeron por el interfono de la puerta que
nanay, que el grupo no había llegado aún (venían de Madrid hasta Barcelona, después del
concierto en la sala Ritmo y Compás), y que teníamos que esperar. Pues eso, a esperar dos
horitas de nada.

Yo aún no me creía que iba a ver en persona a D.C. (yo le llamo “Disi” en casa, así, más
familiar) y menos aún que iban a hacernos ningún caso, pero estaba siendo divertido lo de
intentarlo. Bueno, pues cuando volvimos ya había algunos fans merodeando por la zona, y
nosotros ni cortos ni perezosos directos a la puerta y a llamar. Y le digo a Dani: “¿quieres que
esta vez pregunte yo?”; me contestó que si me atrevía y voy y pregunto por el manager de los
R.H., que ni me acuerdo como se llamaba pero creo que pronuncié bien el nombre, porque
abrieron. La voz del interfono nos indicó que subiéramos por una escalera y, ¡hala, los tres
p’arriba! Allí, el encargado del local nos acompañó (ahora p’abajo) y, de repente, ¡allí estaba
D.C., sentado a una mesita, leyendo su correo como si tal cosa!…¡Toma ya!

Eso sí, parecía cansado, el pobre, y no solo por la gorra que no se quitó en todo el rato. Es
que, digo yo, tanto viaje tiene que fatigar un poco, sobre todo a nuestra edad …Que al D.C. le
llevo solo unos años y el Andrius es de mi quinta, vamos a ver…Nos miró con cara de sorpresa;
creo yo que pensaba: “¿Quiénes son estos dos pavos que van con la mujer bajita esa?”…Pues
bueno, tan amable, se levantó, saludó a Dani, nos presentaron…”Jelou, jelou”, decía yo, que
no sé ni papa de inglés… Y en cuanto Daniel se explicó, nos concedieron la entrevista y allá que
nos fuimos siguiendo a André Andersen y D.C.Cooper (¡nada menos!) hasta la calle y hasta su
autobús. Antes de llegar, en la acera, esperaban un grupillo de fans, con camisetas negras de
grupos y pinta tíos duros y eso, y pasan los dos líderes de Royal Hunt y detrás nosotros tres…
¡Que jetas se les quedaron! Yo oigo que uno dice: “Oye, ese es el D.C”, y no pude resistir el
girarme hacia él y dedicarle una sonrisita satisfecha ¡Hala, mira cómo subo al autobús de los
R.H., mientras esperas que te firmen una carátula!…A veces soy mala, pero solo a veces.

Y, nada, en el autobús me senté detrás del grupito de la entrevista y ellos fueron a lo suyo,
mientras yo me remiraba a D.C., las expresiones de André y el resto del entorno, que estaba
bastante desaliñado; se notaba mogollón que venían de una larga gira y todo estaba manga
por hombro, ¡ay! Lo más bonito, como decía Daniel, fue cuando salieron los regalos de la
bolsa (no se los esperaban para nada) y D.C. pareció gratamente sorprendido de la camiseta
de los “Bombers de Barcelona” que Dani le había llevado. Dijo que las coleccionaba y creo yo
que le hizo ilusión, ¡que majo! Por cierto, luego se la puso en el concierto, durante la última
canción.

“De izq. a derecha: Lola (mamá), Alex, D.C Cooper, André Andersen y Daniel”

Y, se acabó la entrevista y tocaba salir del autobús. Yo estaba en la parte más cercana a la
puerta, así que desfilé la primera, y me tope la primera con la puerta cerrada. No se aclaraban
mucho los de atrás de qué había que presionar para que se abriera, así que veo una especie
de maneta extraña y le doy…Se abre la puerta, pero a medias, con un silbido extraño. Pero,
oye, que había que bajar, y me cuelo por la rendija hacia la calle. Mi hijo Alex me sigue y me
susurra: “Creo que has roto la puerta del autobús”… ¡Joder, tierra trágame! Pues sí, oye, se
había estropeado la dichosa puerta, que mala suerte. Tuvo que venir el conductor, que les
dio un rapapolvo de nada a los implicados, léase al mismísimo André Andersen…Pero no se
chivaron que fui yo, ¡uf!

Luego fotos, firmas, saluditos y pa casa… ¡Fue chulísimo!…Y el concierto de por la noche, lo
más grande, pero ese ya os lo explican mis chicos.

Y esa fue mi primera inmersión en el mundo del rock. Ya digo que después nos fuimos
a Madrid a entrevistar a Gary Hughes, de Ten; otro día si queréis, os lo explico ¡Me voy
sumergiendo en el rock, y me lo paso en grande!… ¿Y vosotros?



Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home3/lestat25/public_html/diasderock.com/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273