Hand.Cannot.Erase: Steven Wilson es un sentimental

Hand.Cannot.Erase: Steven Wilson es un sentimental

Si, amigos, Steven Wilson, el gafapasta más querido en los círculos prog vuelve con un disco nuevo bajo el brazo. Tras sorprendernos con el magnífico “Raven Who Refused To Sing”, el nuevo álbum se espera como agua de mayo por todos los amantes del prog y parte del extranjero.

steven wilson hands cannot erase

Te firmo algo?

 

Dias De Rock ha tenido acceso al material promocional del disco y hemos podido escuchar el disco con un mes de antelación (qué buenos somos… digo… gracias a Top Artist Promotion).

Pero vayamos al grano. El disco en sí, ¿qué podemos esperar de él? ¿Le llega a la suela al anterior, a la cintura o a los pezones? Todo esto, por supuesto, bajo nuestra humilde opinión, estamos dispuestos a escuchar la tuya en la sección de comentarios o en nuestra estupenda página de Facebook (puedes encontrarnos allí tomando el té casi cada día!!).

Hand.Cannot.Erase: La historia de una joven que muere y nadie se da cuenta.

Steven Wilson estaba un dia viendo un documental sobre una joven que la palmó en su apartamento y tardaron como dos años en darse cuenta. Y en ello basa este disco, dónde una joven “atractiva y popular” las pasa canutas toda sola en su piso. Así que habla de la soledad en este mundo globalizado, de paranoias de la gente, y otros profundos sentimientos que Wilson destila en sus ratos libres.

Lo cierto es que hay que darle crédito, pues la honestidad del proyecto es incuestionable, y eso se nota. Cuando haces un disco porque quieres, no porque tienes que pagar facturas o construir una piscina nueva en tu mansión, la creatividad impregna tu trabajo, y eso se traduce en calidad.

Además, Wilson ya es el chico de moda de la música, así que le vuelven a acompañar monstruos como Guthrie Govan o Marco Minemann. No está Alan Parsons esta vez… cachis!!

El disco: Música y demás

La producción del disco es exquisita, como cabría esperar de Wilson y sus 4 grammys como productor. Se trata de un pretendido disco conceptual para escuchar de cabo a rabo, y recuerda bastante al disco “Brave” de los también británicos Marillion, aunque personalmente creo que Brave es más denso y profundo (no en vano se tiraron varios años para llevarlo a cabo).

El disco abre con una intro de dos minutos, First Regret, con un piano y la introducción de unas bases atmosféricas muy Wilsonianas, para dejar paso al primer tema, 3 Years Older, que accede al paladar con facilidad y te deja esperando más, a pesar de sus 10 minutos de duración dónde se oye de todo, desde guitarras acústicas y voz al estilo Neal Morse en la iglesia, hasta trepidantes ritmos electrónicos (que no desentonan). Sin embargo, al finalizar el tema me da la sensación de que no acaba de lucirse la presencia de Guthrie Govan y Marco Minemann pero… ¿quién soy yo para criticar a San Wilson?

El siguiente tema, que está disponible en Youtube y os lo pinchamos un poco más abajo, suena igualmente bien. Como podéis apreciar, empieza con una base rítmica tipo electrónico, un poco a lo Radiohead, y tiene unos estribillos pegadizos, que es la parte de Wilson que se codea con la música comercial. Aunque la batería de Minemann hace un par de redobles que te recuerdan que estás en un mundo sin fronteras dónde todo vale. Juzga tu mismo:

El tema “Perfect Life” sigue a éste tema homónimo al disco, y lo hace con una atmósfera y otro ritmo electrónico, dónde la voz de una chica (la protagonista de la historia), narra una vivencia personal. Sin más. Aquí empiezo a fruncir el ceño un poco. La voz de Wilson cantando releva a la narrativa, con la misma atmósfera y ritmo electrónico de fondo, al que se le suman paulatinamente otros instrumentos, dejando el tono bastante melancólico del principio con algo triste en un formato más coral y un tanto apoteósico.

Le sigue “Routine”, con más bases rítmicas y voces alegóricas cantando en un tono acústico que le da una cierta tristeza a los pasajes. Aquí tengo que ser sincero: suena cojonudo y bien producido, pero me aburro.

Afortunadamente, Home Invasion y Regret #9, los dos cortes siguientes (que a mi me vienen juntos en el material promocional), vuelven a introducir elementos interesantes y recuperan mi atención. La batería de Marco Minemann se luce en el inicio de Home Invasion, lucimiento al que se unen Guthrie Govan y su guitarra, que se marcan un excepcional pasaje en Regret #9, acompañados por interesantes e imaginativos teclados. Dos temas mucho más proggies que este interludio que se inicia en Perfect Life, y dónde los músicos brillaban por su ausencia.

Transience es un tema de menos de tres minutos que vuelve a introducir las atmósferas electrónicas (que creo que huelga comentar porque las usa constantemente), que dan paso a una guitarra acústica y una voz. Todo muy “mellow”, me suena a Simon & Garfunkel que te cagas, pero con la susodicha atmósfera detrás.

Ancestral es el siguiente tema, también muy melancólico y gafapasto, con un Wilson que parece llorarle a la luna (la temática del disco es el que es, amigos). Es un tema más interesante que los anteriores, porque evoluciona en sus largos 13 minutos, y levanta pasajes preciosos con solos de guitarra espectaculares.

El último tema largo es Happy Returns, que recupera con mucho el nivel de los primeros minutos del disco. Aunque temas como el mencionado Ancestral tienen un buen nivel, Happy Returns tiene todos los elementos para babear. Empieza con un tono acústico a voz y guitarra, que progresa con mucho sentimiento. Creo que la ausencia de las bases electrónicas me ayuda a verlo con mejores oídos.

El tema vuelve a contar con maravillosos solos de guitarra, que le dan muchísima vida y se anclan al corazón, que es lo bueno que tiene la música cuando hace el efecto deseado. Un buen cierre al disco.

Ascendant Here On parece ser una especie de “outro”, como para dar la sensación de trabajo conceptual. Sin más.

Conclusiones

Es un buen trabajo, un esfuerzo considerable y una excelente obra de arte. Por lo que sé, el disco tendrá una presentación muy cuidada, así que comprarlo original (si eres de esos raritos como yo) puede ser una delicia.

Ahora bien, personalmente soy mucho más fan de su anterior trabajo. Si este nuevo disco es un 8’5 tirando a 9 por su excelente producción, y su incuestionable calidad compositiva y musical, también hay que decir que hay pasajes que no me convencen tanto como en su anterior trabajo.

Su disco “Raven Who Refused To Sing” le hace sombra, y eso hace que no pueda darle tanta nota como quisiera. Ahí lo dejo!! ¿Y tu? ¿Qué opinas?

 

 

 

 

 


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home3/lestat25/public_html/diasderock.com/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273