Disco-Crítica: Steven Wilson y su cuervo que no quiso cantar

Disco-Crítica: Steven Wilson y su cuervo que no quiso cantar

Quizá vives en bajo una piedra en algún desierto lejano, así que por si no lo sabes, te lo comento: Steven Wilson se ha puesto de moda. Si, amigos, a pesar de tener una pinta de nerd que tira de espaldas, el muchacho se ha alzado con una merecida popularidad, y ya forra carpetas de pre-adolescentes y se está configurando como el próximo teen idol. Bueno, quizá me he pasado ahí.

Sé que esta crítica llega con mucho retraso, y debo entonar un “mea culpa” por ello, pues todo el alboroto con su disco “The Raven That Refused To Sing” generó en mi un efecto Harry Potter, es decir, tanto hablar del tema me quita las ganas de escucharlo. Craso error, lo sé. Pero equivocarse en cosas como esta es un auténtico gustazo.

stevenwilsonibycronosmu

Te hago un dibujillo, chaval?

El disco es una delicia de principio a fin, y no es de extrañar. Wilson se casca 6 temazos que te agarran desde el primer segundo, con esos trallazos de bajo de “Luminol” que te quitan el hipo. Desde ahí, el disco no tiene desperdicio, atravesando pasajes melancólicos aderezados con las maravillosas seis cuerdas de un Guthrie Govan (The Aristocrats entre muchos otros) al que siempre he tenido en lo que creo un merecido pedestal.

Se ha querido quedar corto en la batería y cuenta con un batería manco que ha encontrado y apadrinado él mismo: ni más ni menos que Marco Minnemann. Por si el disco lo requería, se ha rodeado de algunos de los músicos con más talento del panorama actual, no vaya a ser que se le escape calidad por las fisuras.

El disco está basado en relatos sobrenaturales, y la atmósfera que impregna el disco, junto a la portada, no deja duda sobre esto.

Luminol, el disco abre con este tema y un bajo con una interesantísima línea que te agarra y no te suelta. Es un tema intenso y variado que da buena muestra del elenco de músicos que lleva, pero no por ello deja de lado la construcción del tema, y el trabajo individual de los músicos culmina en una canción perfecta para la apertura del disco.

Drive Home es un tema que pisa el freno para introducirnos en un melancólico mundo de personajes de papel de periódico que puede apreciarse en el videoclip que se hizo especialmente para acompañar visualmente al tema, y que engarza perfectamente con una composición exquisita, como podéis observar:

The Holy Drinker tiene un tono más contundente, con unos pasajes muy marcados y momentos de cierta psicodelia musical con una flauta en auténtico frenesí que pone la nota discordante en un tema que no tiene una linealidad definida, ni la necesita.

El inicio de Pin Drop me recuerda a la voz de Daniel Gildenlöw de Pain of Salvation. El saxo le pone un interesantísimo contrapunto también un tanto frenético. Y el solo de guitarra hacia el final del tema es sencillamente impagable, es como un dulce que uno quiere degustar una y otra vez.

The Watchmaker es uno de mis temas preferidos. Casi 12 minutos cuyos 4 primeros se toman tiempo y calma para adentrarte con lentitud sinuosa en lo que tras esos primeros momentos, dejan que Guthrie Govan se luzca con una guitarra que más que tocar, danza con un rol protagonista alrededor de los demás instrumentos. Esa parte es sencillamente deliciosa.

El tema que cierra el disco y le da nombre no se queda atrás. Es una pieza lenta que narra la pérdida de la hermana del protagonista y cómo éste se ve afectado por la presencia de la muerte. “The Raven That Refused to Sing” es la despedida perfecta para este disco que supone una honesta propuesta y original dentro del panorma progresivo.

El disco ya tiene algún tiempo, así que si no lo has escuchado, espero que mis palabras te hayan convencido de que no debes esperar mucho para paladear tamaña creación, uno de los mejores discos de los últimos años.

 

 

 


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home3/lestat25/public_html/diasderock.com/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273