Crónica: ProgPower USA XV

Crónica: ProgPower USA XV

A pesar de conocer el cartel con tiempo, era complicado que pudiera asistir al festival que celebraba su edición número quince (la catorce en Atlanta, la primera fue en Chicago). Era un cartel muy apetecible para mi. Algunos de los shows exclusivos me llamaban poderosamente la atención, especialmente los de Seventh Wonder, por encima de todo, Pain of Salvation y Jon Oliva. Además de bandas como Withem a la que no había visto y me gusto mucho su disco del año pasado, o Leprous, banda que me encanta.

En fin la gestación de este épico viaje nace gracias a la ayuda de mi amigo Gary Carson de Screaming Symphony (pbsfm.org.au/screamingsymphony), un programa de radio muy veterano de Australia que se centran en heavy, power y progresivo. Digamos que sin él no habría podido acudir. Mil gracias “mate”, te debo una grande. Una vez confirmado, mi amigo Ayhan decidió acompañarme, lo cual hizo la aventura más perfecta si eso era posible. Un gran compañero de viaje y colega, no podía pedir más.

Tras un largo viaje, con noche incluida en el aeropuerto de Miami y sus duras banquetas clavándose en la espalda, llegamos temprano el miércoles. Tiempo de sobra, para ducha, comer algo, descansar e ir preparándose para la primera ronda de conciertos.

Antes de nada hablaré del festival y las impresiones que me causó, después pasaremos a lo musical. Sobre el lugar de celebración, el Stage Center en Atlanta (http://www.centerstage-atlanta.com/), situado en el conocido como Midtown de la ciudad y muy cerquita del Atlanta Symphony Hall (sede de la orquesta sinfónica de la ciudad, que andaba de protestas esos días). El sitio se compone de 3 salas, de distintas capacidades.
A excepción del primer día que se celebra en la sala de capacidad media conocida como “The Loft” (capacidad 650 personas), el resto se celebra en el escenario principal “Center Stage Theater” (capacidad 1050 personas), el escenario pequeño, “The Vinyl” se usa como zona de venta para profesionales, donde algunas tiendas y sellos dispusieron stands.

Comentar que la bebida me pareció barata, 4-5$ la lata de medio litro de birra, y que tenías agua potable gratis en cada barra, algo que me pareció genial y que debería imitarse en todos lados. Había algunas bancadas alrededor del escenario principal (en el exterior de este) para descansar. El escenario principal se divide a modo de anfiteatro, tenía el graderío de asientos y un foso para los que les apeteciera moverse o simplemente estar más cerca de las bandas.

En general, la impresión que saco del público americano es que tiene modales del norte de Europa pero son más movidos que estos, las primeras filas animaban mucho y coreaban a saco, no se si es porque este festival tiene un público muy particular o siempre será así, el caso es que me gusto mucho, no era difícil pillar un sitio adecuado (siempre y cuando no quisieras sentarte en el anfiteatro) y la gente no molestaba en general pero había ambiente festivo.

Otra de las ideas que me pareció genial fue el acuerdo que llego el festival con una pizzeria, se podían comprar porciones de pizza dentro del recinto, así poder comer algo sin tener que abandonar las instalaciones por si no querías perderte banda alguna.

La organización se ve bastante engrasada y funciona bien, a excepción del primer día que hicimos algo de cola hasta que entramos a primera hora, cero eventualidades, el organizador siempre habla con orgullo del equipo con el que trabaja y que lleva siendo el mismo desde hace unas cuantas ediciones (por lo menos, no he indagado la verdad). Pero bueno, cuando algo está ya tan rodado, no suele haber problemas, además de tener la información de casi todo dada con anterioridad y repetida en su sitio de facebook hasta la saciedad. Además de mantener una linea de comunicación constante a través de facebook y twitter, dentro de las limitaciones propias del tiempo (primero apaña el problema y después comunícalo por las redes sociales).
Solo vi algo de jaleo en el tema de las firmas de grupos, cosa que a mi me daba igual porque no hice cola alguna, pero viendo los colones que se formaron, y que las bandas se fotografiaron y firmaron todo lo que pusieron por delante y no dejaron a nadie fuera, pues esto altero los horarios algo de las firmas. Para el año que viene ya ha instaurado una normativa la organización para limitar el número de items a firmar y fotos que tirarte con las bandas en meet & greet. A eso se le llama eficiencia.

También tiene sus puntos negativos, claro está. Especialmente destacaría los problemas de sonido que tuvieron algunas bandas (el de Leprous fue notable, pero de sobresaliente fue como sacaron adelante el concierto), lo que provocó retrasos, ocasionando problemas el primer día (después los comento) y grandes retrasos el segundo (atentos al segundo show de Pain of Salvation que tiene miga como empezó el concierto). Quizás sea el punto más negativo para mi, vas a un evento de bandas que necesitan de un buen sonido por el estilo que practican, no puedes dejar que el lugar lo arruine un poco, yo quería sonido cristalino y perfecto cada segundo.

Por otro lado, veo como algo negativo el como se organizan las entradas. Hay unos 150 pases VIP y Gold Badge, que tienen una serie de privilegios, como entrar antes al recinto y a la zona de merchandise, y algunos más, lo cual no me parece mal, lo que si que me parece injusto se que estas personas tenían acceso a un concierto extra el sábado por la mañana, y nada más y nada menos que de Seventh Wonder, aunque tenían que pagar por este concierto, tenían la posibilidad o no de asistir, cosas que el resto de clientes no (ya os contaré como entré yo ;P). Esta moda de las entradas VIP, los meet & greet y demás me parece que rompe con el sentimiento de hermandad que debería reinar en el rock y el metal, es mi punto de vista y no me mola nada que se haga así. Yo personalmente, paso de hacer colas, o de pagar más, ni mierdas por ver, hablar o fotografiarme con un artista. Si me lo encuentro en el recinto y me apetece hablar con él, pues adelante y si quiere una foto, pues me la hecho con él encantado… (espera es al revés, ¿no?)
Pero veo difícil solución, es un sistema que los americanos apoyan más que nadie, les encanta ese halo de exclusividad, todos los VIP llevaban sus pases bien visibles y muchos llevaban los de años anteriores. Desde luego saben como sacar provecho de todo, eso hay que reconocérselo.

Vamos con los conciertos. Pues nos encaminamos el miércoles con tiempo a lo que se conoce como Midweek Mayhem. Concierto cuyo promotor es diferente al del festival, al igual que el jueves, pero que se encuentran bajo la tutela del propio promotor principal.

El cartel para este primer día se componía de tres bandas: Vangough, Theocracy y Pain of Salvation.

Vangough se encargaron de abrir la noche. Esperaba una pobre afluencia, pero al contrario, ya había bastante gente para verlos y la sala muy animada. Esta banda que a pesar de llevar solo 7 años en activo tiene ya 4 discos y un ep, y eso que empezaron a publicar en 2009. Pertenecientes al rooster de Nightmare Records (sello de Lance King, vocalista que ha participado en bandas como Balance of Power o Pyramaze), el sello que tiene más preponderancia en este festival bajo mi punto de vista. Para quién no los conozca digamos que están bastante influenciados por Pain of Salvation (se iban con ellos tras el festival de teloneros de la gira americana de PoS), un prog rock/metal, intimista, muy orientados a las guitarras y con un frontman carismático (un tipo muy simpático con el que charlamos un rato en la zona de merchandise, y al que le hice prometer que si venían a España se tocarían sí o sí el tema Estranger de su primer disco).
Solo conozco su disco de debut Manikin Parade del cual tocaron un tema, el resto verso mayoritariamente de su último larga duración. Un perfecto telonero, centrados, con ganas, buena ejecución, quizás su estilo más meloso era demasiado contrapuesto a Theocracy y mucha gente tenía más ganas de un poco de metal melódico a toda velocidad, además de que Theocracy jugaban en casa (son de Atlanta), por ello Vangough no se metieron a todo el público en el bolsillo, pero a muchos nos convencieron.
Aparentemente grabaron los temas para su posterior edición.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152700690297943.1073741887.88398722942&type=3

Theocracy, la banda local, un combo de temática cristiana. Fueron recibidos con muchas ganas, a mi personalmente me dieron un poco la tabarra, fue como un revival de finales de los 90. Galopadas a todo ritmo, “power” metal que decían, vamos heavy metal melódico a todo meter, unas voces agudas (bien metidas eso sí por Matt Smith) y vamos todos puños al aire, melenas al viento y alabado sea el señor! Habiendo escuchado sus dos últimos discos, tuve suerte ya que el set list se compuso de ambos excepto un tema. Cerrando con un tema que quizás sea el que recomendaría de ellos porque me resulta algo diferente I Am (13 minutitos ahí). Estuvo bien para que la gente con adrenalina de sobra la quemara y dejara algo de espacio para las estrellas de la noche.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152700693477943.1073741888.88398722942&type=3

Pain of Salvation saltaron al escenario en actitud relajada, de hecho estuvieron de broma con el público, bueno Daniel más bien y tardaron unos 10 minutos en empezar desde que ya estaban todos en escena. No importa, era el primer concierto, supongo que el jet lag aun les pegaba y tenían tres días después una ardua tarea. Aun así dieron un buen concierto, muy conectados con el público gracias a la cercanía del bajo escenario. Tenían ganas de pasarlo bien, desentumecer los músculos y darle una sorpresa a los fans old school. Se cascaron 6 canciones del “The Perfect Element” y 3 del “Entropia”, ¡toma del frasco Carrasco!
Acompañaron esto con una versión de Kiss (Love Gun) que me pareció totalmente innecesaria, tienes mil temas para tocar, pero bueno, era parte del ambiente festivo que culminaba con una pequeña jam donde Daniel tuvo a bien marcarse un solo de batería donde demostró que lo suyo es la guitarra, bueno, lo dicho, parte de la fiesta. La actuación seria vendría el sábado y fue totalmente diferente.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152700696827943.1073741889.88398722942&type=3

El jueves empezó para algunos con la escucha exclusiva del nuevo disco de Evergrey “Hymns for the broken” con la presencia de Tom Englund (otra de las ventajas VIP). A continuación se abrían las puertas para el Kick-Off Progpower USA. Este concierto también tiene como he dicho promotor diferente pero trabajando en conjunción con el principal, ya para los tres conciertos de la noche se usaba el escenario principal.

Draekon eran los encargados de comenzar los festejos, banda americana con un EP publicado de manera independiente como único lanzamiento hasta la fecha. Le dí alguna escucha, y tanto en disco como en directo no me dieron para mucho (en disco si que me dijeron algo más), metal técnico (que no progresivo) con buena habilidad para tocarlo, pero poco empaque como banda, el escenario les quedaba algo grande. Se tocaron el EP que tienen más tres temas nuevos. Quizás el sonido no les acompaño mucho, pero bueno hay que dejar que estas bandas maduren. Si tuviera que recomendar un tema diría Darkness Falls.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152702612637943.1073741894.88398722942&type=3

DGM, italianos, y con su último disco en la lista de discos preferidos del año pasado mía. Era el “Momentum” de mejorar la impresión que tenía de ellos tras su concierto con Freak Kitchen en la We Rock de Madrid. Mejoraron mucho la impresión que tenía de ellos, pero me sigue cojeando en directo su vocalista Mark Basile, no termina de llenarme como lo hace en los dos discos que ha grabado con la banda, que fueron de donde sacaron el repertorio de Frame y Momentum, todo lo que puedas imaginar lo tocaron Hereafter, Reason, Trust, Enhancement… para mi lo mejor del combo es su magnífico guitarra Simone (Empyrios, Lalu), me parece que tiene un estilazo tremendo y eleva muchos enteros el nivel de la banda, esta impresión ya la tuve en Madrid donde el sonó de puta madre mientras el resto de la banda no fue tan allá. Aquí aunque en general fue un buen concierto los propios cabezas de cartel lo hicieron mejor sin ir más lejos. No obstante fue un buen calentamiento, un poco de headbanging y de gritos al aire con temas que me gustan mucho. Va bene bambinos.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152702611447943.1073741893.88398722942&type=3

Pagan’s Mind, los noruegos eran los encargados de encabezar esta noche y habían preparado un mega concierto. Iban a grabarlo en DVD, habían estado organizando una campaña de recogida de fondos y habían superado de sobra el objetivo marcado. Era su momento. La idea era un concierto en dos partes, la primera de ellas tocarían su disco Celestial Entrance de cabo a rabo, y después tocar del resto de su discografía otro set, haciendo un total de unas dos horas y media de espectáculo. Ahí queda eso.
Con el rencinto ya hasta la bandera, los nórdicos comenzaron a desgranar los himnos celestiales, empezar tras la intro con Through Osiris’ Eyes es jugar con ventaja (jeje), que temazo, así se meto uno de lleno en el concierto nada más empezar. Yo con este disco al completo y otros 45 minutos de conciertos me hubiera dado por satisfecho. Vamos unas dos horas de concierto, más los dos grupos anteriores me doy por servido. Así que el cansancio y el jet lag hicieron un poco de mella y menos disfrutable la parte final del concierto, dieron más cancha a su último disco “Heavenly Ectasy”, incluso en un par de temas de este salió a escena Michael Eriksen de Circus Maximus (cosa que hizo repetidamente durante el festival, era el comodín de la llamada el bueno de Michael jajaja). También ofrecieron un tema nuevo Full Circle e incluso una versión de David Bowie (Hallo Spaceboy), cerrando con los bises United Alliance y God’s Equation.
Destacar el carisma de Nils como cantante y sus control a las cuerdas vocales, se va con galardón de una de las mejores interpretaciones vocales de mi parte, pero el que me parece increíble es Jørn Viggo Lofstad, que clase tiene el pibe tocando. En general la banda rayó un gran nivel y estoy seguro que el DVD merecerá la pena.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152702567882943.1073741891.88398722942&type=3

Llegamos al primer día de festival propiamente dicho. Los conciertos empezaban a las 14:00 y nos pilló algo a desmano para ver a los griegos Need que abrían el día. Después con compras preceptivas y devolverlas al hotel para no ir cargando también me perdí Orden Ogan que no son santo de mi devoción, aparentemente gustaron mucho, pero es que a los americanos les pone mucho el tema de salir disfrazados y cosas así, y al parecer estos Orden vestidos como guerreros dieron un concierto muy energético. Además había que estar descansados que se había mucha chicha por delante.

Empezando por Leprous, los noruegos, una de las bandas que más impacto me ha causado en los últimos años comenzaban su Coal American Tour ahí en el festival. Empezaron con mucho retraso, aparentemente su portátil decidió joderse momentos antes de entrar a escena (palabras del promotor del festival días después), si lo acompañamos con los problemas de sonido que les acompañó por momentos se podría pensar que el bolo sería para olvidar, nada más lejos de la realidad, el grupo lo afronto con profesionalidad y huevos como balas de cañón, desplegando su habitual energía e hipnosis escénica. Cabeza visible y principal protagonista es su cantante / teclista Einar, que incluso sin las rastas larguísimas que solía portar sigue teniendo una gran presencia. Esto sumado al nivelazo que tienen como músicos, todos, aunque yo destaco a Baard Kolstad el más reciente miembro, un batería fuera de serie, con una energía acojonante y que te deja pasmado, mira que me gustaba Tobias el anterior batería, pero Baard es ya de matrícula.
Un set list compuesto de 8 temas, muy bien elegidos 4 del Coal (chronic, coal, foe, the valley), 3 del Bilateral (forced entry, restless, thorn) y su tremenda Passing del Tall Poppy Syndrome (si hubiera podido ser otra más de este disco, hubiera molado mil. No se, he will kill again, dare you, fate…).
Mi colega Ayhan y yo no debimos ser los únicos flipados por el concierto que se marcaron cuando un grupo de presentes empezó a corear “Holy Shit! Holy Shit!” (una especie de oe, oe, oe, oe español, literalmente significa mierda sagrada).
Se llevan el título de mejor banda del viernes y tercera mejor banda del festival (el domingo fue mucha tela).

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152704887532943.1073741899.88398722942&type=3

A continuación, la rareza del festival Overkill. Los de New Jersey son todo un clásico pero ciertamente parecían no encajar con la filosofía del festival, pero bueno como al jefe le molan, pues los trajeron, y yo bien agradecido. Me encanta Overkill y más en directo, donde ponen siempre caña e intensidad para que disfrutes cual cochino en el barro.
Los he visto varias veces y está fue dentro de su habitual linea editorial, pero para mi con una diferencia. Jugaban en casa, en los “States” y yo al menos lo noté mucho, Bobby mantuvo un contacto continuo con el público durante la actuación, muchas bromas, el mismo destacaba lo curioso de tenerlos en el festival, o que a su edad era sorprendente estar en cualquier sitio, palabras propias del cantante que hicieron descojonarse al auditorio. No paro de cachondearse de su propia banda y referir lo poco apropiado que eran para un festival de prog. La broma estrella fue tras un par de temas cuando dijo: “this is the progressive version of Overkill, all refined and shit”, que hizo estallar en risas al público de nuevo.
Bien respecto a lo musical como he dicho Overkill hicieron lo que saben y lo que saben lo demuestran. Balanceando el repertorio con temas de la nueva hornada, incluyendo 3 del nuevo (Armorist, con la que abrieron, Bitter Pill y Pig), y las otras tres nuevas repartidas en sus dos discos previos al que presentan (Electric Rattlesnake, Ironbound y Black Daze), y el resto pues temas habituales en sus conciertos Overkill, Wrecking Crew, Rotten to the Core, End of the line (bueno esta la están metiendo este año), Hello from the Gutter, Elimination y el Fuck You para cerrar.
Se generó un mosh pit muy sanote (la media de edad alta hace que la gente no desvaríe), y bastante old school, cuanto mal han hecho los circle pit, coño, un mosh no es un carrusel. Yo me metí en él y pude disfrutar de un poco de sano ejercicio metálico (es fácil verme en el mosh, iba con la bandera de España al cuello).
Respecto a las cuestiones técnicas pues también sufrieron problemas de sonido, especialmente al principio, DD Verni fue el gran damnificado con problemas en su bajo y el micrófono de coros (que acabo estampando contra el suelo).

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152704912222943.1073741900.88398722942&type=3

Tras los chicos malos de Jersey le tocaba el turno a la principal razón de mi viaje. Seventh Wonder iban a hacer su disco Mercy Falls al completo. Uno de mis discos preferidos, una historia que atrapa a través de unos pasajes musicales tocados con gran maestría y adornados con la magnífica voz de Tommy Karevik (actual cantante de Kamelot, donde se le desaprovecha bajo mi punto de vista). Desgraciadamente para mi, el concierto de SW no fue todo lo que yo hubiera querido. Para ser una actuación exclusiva mundial y única, para la cual grabarían un DVD, el espectáculo fue un poco desangelado. No había mucha parafernalia en el escenario, y prescindieron prácticamente de todos los conectores que tiene la historia, como las conversaciones entre personajes, o sonidos que le dan forma (what about the maaan?). Además el sonido fue un poco apagado. Según me comentó un buen amigo de la banda, debido a los retrasos no habían tenido tiempo de probar sonido adecuadamente (lo cual refuerza más mi idea de que Daniel Gildenlow de PoS tuvo unos cojonazos muy a tener en cuenta el siguiente día).
Pese a ellos dejaron momentos para el recuerdo, y es que siendo un disco que conozco al dedillo, me metí mucho en el concierto. Andreas Blomqvist me parece un bajista brutal y fue lo mejor del concierto. Junto a Tears for a Father, tema que acabo coreando bien alto todo el público (yo incluído) y que hizo que la banda enmudeciera y nos dejara acabar a nosotros.

En este enlace se recoge el momento, que fue espectacular:

Cerraron con un tema nuevo Inner Enemy, el cual ya ofrecieron por redes sociales como adelanto en forma de vídeo musical. Más allá de esto el concierto no deja de ser un bolo correcto / bueno que para mi debería haber sido mucho más. Mejoraron a la mañana siguiente, pero tampoco colmaron mis expectativas.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152704943577943.1073741901.88398722942&type=3

Para cerrar el primer día largo de festival estaban Stratovarius, dispuestos a traernos de vuelta esas tardes de casettes, granos y pajillas… que diga, happy metal. Los fineses iban a hacer en el progpower de manera exclusiva en Norteamérica su clásico del 97 Visions (después lo han hecho reiteradamente en su patria). Aunque ya solo quedan de ese disco Timo Kotipelto y Jens Johansson.
El concierto lo empezaron atacando directamente el citado disco de principio a fin y menos mal que hay poca vieja guardia (quién no recuerda ese desastroso concierto en Granada…), los que dan la talla son Matias Kupiainen (sustituto de Tolki) y Rolfe Pilve. Este último, a la batería, es ahora mismo el que le da algo de pegada a la banda y entretiene, con una energía arrolladora. Al igual que la última vez los vi el verano pasado, fue lo mejor que pude sacar de ellos.
Y lo peor, de nuevo, la voz de Kotipelto, madre de dios, que forma de joder los temas, fue bastante bochornoso, no llega ni a la mitad de lo que debería, un desastre. Creo que empezamos a cantar a pulmón en grito para no tener que oírle. Con los temas más recientes se despacha algo mejor, se nota que ya han sido preparados para su cambio de voz. Tras destripar el Visions, hicieron una pequeña revisión de su posterior discografía tocando de Infinite su archiconocida Hunting high and low como broche final, pero como digo tocando temas de Elements I, Elysium, Polaris y Nemesis también, que al ser su más reciente lanzamiento le dedicaron un par de temas.
Otro concierto donde sacamos mucho de nuestras ganas de fiesta y del revival que de el show en si, pero no podemos negar que lo pasamos bien recordando este hito de nuestra juventud.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152704989757943.1073741902.88398722942&type=3

Llegamos al último día del festival. Empezó de forma atropellada. 35 minutos antes de que comenzará el segundo concierto de Seventh Wonder, me manda un mensaje Maxx, gran amigo de la banda y me dice que puedo acceder al concierto que en teoría era exclusivo para los VIPS y Gold Badge (previo pago como todo los anteriores, que además de pagar extra por este tipo de pases, tuvieron que pagar por este concierto, en fin…)

Pues con una cara de sueño que flipas y sin ducharme me presenté allí, con la esperanza que la banda maquillara su decepcionante actuación del día previo. Me comentan que si que han estado probando sus instrumentos durante un buen rato, ya que acabaron muy enfadaos por el sonido de la noche anterior. Bueno todos probando excepto Tommy, que confesaba al poco de empezar que hacía poco más de una hora que se había levantado.
Ya me dirás tu como se puede salir así a dar un concierto, probablemente poco calentamiento y con el desayuno aun en las cuerdas vocales colgando y se notó en su actuación. La descripción fue esa, una muy buena banda dando un concierto recién levantados. Aun así como ya he dicho, a nivel sonido estuvo muy fino, eso me hizo quedarme más prendado aun de Andreas Blomqvist, que me parece de un nivel acojonante. Aunque todos rallan a un gran nivel. De manera negativa diré que Johan Liefvendahl (guitarra) debería moverse un poco de la X marcada como su sitio para tocar, da muy poca vida su presencia escénica.
Fue un set cortito que me dejó con ganas de más (especialmente porque yo pensaba que iban a tocar The Great Escape, y no fue así). Se tocaron varias del Waiting in the Wings (Banish the Wicked, Taint the Sky, The Edge of My Blade, Walking Tall) y un par del The Great Escape, su video single Alley Cat (punto álgido del set para mí) y King of Whitewater. Para acabar con un medley acústico que les quedó muy resultón, enlazando estribillos de varios de sus temas más conocidos (What I’ve Become / Temple in the Storm / Not an Angel / Waiting in the Wings / Hide and Seek / Only Last Goodbye / Alley Cat / The Great Escape) que ciertamente, me encanto.

Tras volver para desayunar decentemente y una ducha, volvimos para empezar el día propiamente dicho con Withem, a los noruegos les tenía muchas ganas, su disco de Point of You me pareció de lo mejor del año pasado. En la onda de otras bandas noruegas de metal progresivo melódico (Pagan’s Mind, Seventh Wonder, Circus Maximus…), un disco que tiene un lado algo más duro y auténticos temazos. La banda desgranó al completo su disco debut excepto el tema Burned by senses, lo cual me pareció fatal, es el mejor tema del disco para mí. Y así se lo hice saber a su bajista Miguel, de origen portugués, con el que tuve una pequeña charla durante el festival.
Respecto a la actuación, a pesar de cumplir para mi gusto les falto algo de empuje y tablas, que estas bandas pecan un poco de ello, tocan muy bien, pero no se prodigan en los escenarios y se nota. Su cantante tardo algo en entrar en calor y yo al menos lo note.

Aquí su actuación, la cual la banda grabó y ha editado (con bastante buen criterio debería decir): http://youtu.be/RVUMlYraeH4
Espero pillarlos con más tablas la próxima vez que los vea.
Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152707217592943.1073741904.88398722942&type=3

Los siguientes fueron Divided Multitude (fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152707240702943.1073741905.88398722942&type=3), que como en disco no me habían hecho mucho tilín, ví un par de temas y me fui a dar una vuelta. Como curiosidad, era el batería de Withem también el que tocaba al comienzo del set, que creo se repartieron entre él y otro batera porque al baquetas de Divided no lo habían dejado pasar al país por algún problema con su pasaporte.

Tampoco le dediqué mucho tiempo a Voodoo Circle, raro ya que David Readman no me desagrada para nada, pero bueno no terminé de engancharme y estuve fuera de charla con Ayhan y Gary, hablando de lo bonito que sería montar algo adecuado para bolos de estas características en España o Australia. Lo bueno fue que estábamos en la bancada que rodea al escenario, y pude disfrutar de la banda un poco al fondo, y a ratos me daban ganas de entrar (cuando sonaban a Rainbow y versionaban a Deep Purple, bastante). Tengo que darle unas vueltas a sus discos. Vienen a España en Febrero y a ver si ahí estoy preparado para lo que tienen que ofrecer.
Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152708941992943.1073741907.88398722942&type=3

Ya acumulando retrasos le tocaba el turno a Masterplan, desde que se fuera Jorn, y ante el bajón en sus discos tras el magnífico álbum homónimo, que supuso su despegue, les había perdido pista y no me había interesado por verles. Ahora con Rick Altzi a las voces, tuvimos la suerte de que la banda decidiera basar su concierto en el primer disco al que hago referencia, un total de 7 temas se cascaron. De hecho abrieron directamente con Enlighten Me y siguieron con Heroes. Esto ya dejo claro la intención de dar guerra lo primero, y lo segundo que Rick Altzi no es Jorn Lande (¿y quién lo es?), el primer disco lo he trillado mucho y a pesar de que llevaba años sin oirlo todavía me acordaba de casi todas las letras (y de como las cantaba Jorn), lo cual no fue algo bueno para mi prisma del concierto. Pero bueno, ¿qué se le va a hacer?, fue un gran revival. Tras estos dos temas el set list fue el siguiente: Keep Your Dream Alive, Kind Hearted Light, Crystal Night, Black Night of Magic, Soulburn, Spirit Never Die, Lost and Gone, Crimson Rider, Time to Be King, Back for My Life y Crawling From Hell. Lo cual hace que la época Jorn (y los que más recuerdo del segundo disco, bueno el Time to be King que a mi no me hace tilin), y uno o dos temas del resto de discos. Otro problema para mi es que deberían haber repartido mejor el set list, pero por gusto personal. La banda en sí, estuvo muy bien, y como he dicho Altzi hizo lo que pudo y le puso agallas.
Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152707246197943.1073741906.88398722942&type=3

Y los siguientes eran Pain of Salvation, que para este segundo concierto en Atlanta tenían preparado nada más y nada menos que el Remedy Lane al completo. El retraso fue ya de una magnitud considerable (una hora aproximadamente), pero todo se olvida cuando un concierto tan esperado comienza… o eso creíamos, al iniciar Of Two Beginnings, no llevaban ni dos minutos cuando Daniel para a su banda, dice que no oye nada por los monitores internos, que no quiere dar un concierto así, que el público se merece lo mejor, que todo el mundo tiene que poner de su parte, que van a salir del escenario, se va a correr el telón y que saldrán cuando este todo perfecto para dar un bolazo.

Pues nada, a cuadros nos quedamos, estuvimos discutiendo la idoneidad o no de lo hecho por Daniel mientras esperábamos (el propio promotor comentó después que se debió a un fallo de coordinación entre el equipo del festival y el equipo de la banda, muy diplomático). Aun así, toda la espera queda olvidada y más que perdonada tras el señor conciertazo que se marcó la banda, tras su segunda salida a escena, fue perfecto, de las mejores interpretaciones que he visto sobre un escenario, además con mérito porque es un disco con mucha miga, técnico y lleno de sentimiento. La banda lo desgranó con maestría y feeling y me sorprendió mucho como Daniel dejó la batuta de vez en cuando a Ragnar, guitarra, que ya en el primer concierto me había sorprendido para bien (mucho más suelto que cuando lo vimos en Madrid que venía recién incorporado). Ragnar se enfundó el traje de rockstar, dio espectáculo, se toco parte de los solos y cantó e hizo coros, y todo lo hizo de forma sublime.

Que orgía musical de principio a fin, no tengo palabras, pero si vídeos de asistentes al evento, por ejemplo:

Chain sling, que es uno de los temas que más me gusta del disco dicho sea de paso. Aquí se expone bien lo que digo. Una banda electrizante, poniendo toda la carne en el asador y ejecutando a muy alto nivel (a pesar de algún gallito de Daniel), pero fijaos especialmente en Ragnar, es que lo borda el tipo.

Otro ejemplo:

Tened en cuenta que son grabaciones no profesionales, ¿ok? Me sigue pareciendo acojonante el nivel de Ragnar (minuto 3:10 por decir algo).
El que no perdió fluelle en todo el festival fue mi colega Ayhan, sus silbidos se pueden escuchar en muchos vídeos colgados en youtube, ¡fiera!
Pero no acabó el concierto con Remedy Lane. Se marcaron a continuación un medley de temas propios, que según setlist.fm se componía de los siguientes temas: Idioglossia / Road Salt / Ashes / New Year’s Eve / Chain Sling / Deus Nova / Disco Queen / Iter Impius. Una versión de la banda Chicago y cerraron con un 1979.

Una actuación que llevaré siempre en mi recuerdo, que tremendo.

Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152700696827943.1073741889.88398722942&type=3

Pero es que no había acabado aquí, aun quedaba Jon Oliva’s Pain, capitaneado por el propio Jon Oliva de Savatage, el cual se proponía ofrecernos el Streets de dicha banda al completo aderezándolo con algunos temas más de los de Tampa. Este será otro concierto que llevaré marcado a fuego de por vida, y por razones diferentes a Pain of Salvation, si los suecos para mi clavaron una actuación memorable, lo de Oliva y su banda fue un show. Lo que se llama espectáculo y actitud, rock & roll to the top, y esto lo dirigió Jon. Fue el alma del concierto, no paro de comunicarse con el público, bromear (hacerle coñas al promotor que estaba en el foso viendo el concierto) e incluso cachondearse de alguno del público de buen rollo. Además a la banda no dejó de darles caña, tirándoles chanzas y puyas. Otra vez el factor campo, jugar en casa, hace mucho, sigo observando como conciertos que podrían ser mucho mejores en España si los músicos consiguieran una mejor comunicación con el público, pero que la barrera idiomática jode, no creo que un bolo como el que presencié en Atlanta fuera posible en España.

A nivel vocal estuvo regulero, especialmente hasta que entro en calor un poco (según él era por la falta de alcohol, y fue bromeando con una botella de “agua” que le consiguieron), aun así no es que el nivel vocal lo levantara mucho, pero sinceramente no importó, Jon Oliva hizo todo lo que pudo para que fuera algo inolvidable, y además estando jorobado, que se había fisurado dos costillas unos días antes. Pilló al vocalista de Need para hacer coros, y muy buen que lo hizo (también fue víctima de las bromas de Oliva). La grandeza de este concierto fue lo especial que nos hizo sentir, como recordaba constantemente a Chriss Oliva y la conexión Jon – público. Bueno y que la banda si que mantuvo un gran nivel todos, pero especialmente Bill Hudson a la guitarra solista, este tipo de origen brasileño (al cual pudimos ver girando con Circle II Circle en la gira del Edge of Thorns) ha tocado en muchas bandas (Cellador, Power Quest, Vital Remains, Nightrage, Avian) y Jon lo ha reclutado por recomendación de Al Pitrelli según he leído, pues acierto total, destreza y pasión a partes iguales y en altas dosis (ver este ejemplo en video más abajo). Joe Diaz tampoco se quedó atrás la verdad y sus partes las cubrió con soltura.

Poco más puedo decir, más que, yo estuve allí y el que no haya estado no podrá entenderlo, los vídeos no hacen justicia. No importa que Jon no tenga mucha voz, que se le fuera la pelota y tocara a Little Too Far después de Believe, vamos cuando se percató de que se la había saltado hacía ya un rato (y jocosamente culpó a la banda por no decírselo, justificándose con un “he hecho muchas drogas desde 1991, ¿sabéis?), que la propia Believe la cortara en un punto álgido para seguir dando coba al personal (yo diría que para algunos se recompusieran y dejaran de llorar como magdalenas, yo mismo tuve lagrimas corriendo por mis mejillas durante este tema), todo da igual, el espectáculo fue brutal y así lo recordaré siempre.

Aquí el set list para que los fanáticos de Savatage me odien un poco más:

Surrender
Of Rage and War
The Price You Pay
Mentally Yours (Intro)
Gutter Ballet
Streets
Jesus Saves
Tonight He Grins Again
Strange Reality
Heal My Soul
You’re Alive
Sammy and Tex
St. Patrick’s
Can You Hear Me Now
New York City Don’t Mean Nothing
Ghost in the Ruins
If I Go Away
Agony and Ecstasy
Somewhere in Time
Believe
A Little Too Far
Hall of the Mountain King
Temptation Revelation
When the Crowds are Gone

Momentos álgidos: Gutter Ballet, Jesus Saves, Sammy and Tex, St. Patrick’s, Believe, Hall of the Mountain King y When the Crowds are Gone… vamos todo el puto concierto.
Y se van a Wacken a tocar en 2015 y yo sin entrada ni presupuesto para ir a verlos… pero esto no me lo quita nadie 😉
Fotos: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10152707090112943.1073741903.88398722942&type=3

Y así se cerró un festival para enmarcar, una experiencia inolvidable, una aventura genial, que no pudo salir mejor.

Gracias a Gary por hacerla realidad, a Ayhan por vivirla conmigo y a Ana por permitir hacer este sueño realidad y querer siempre que yo sea feliz.


Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /home3/lestat25/public_html/diasderock.com/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273